Senior Living

/

Health

Nuevo tratamiento dental cubre caries y brechas de seguro para ancianos

By Michelle Crouch, Kaiser Health News on

Published in Senior Living Features

DENVER — La higienista dental Jennifer Geiselhofer a menudo limpia los dientes de los pacientes ancianos que no pueden llegar fácilmente al consultorio del dentista. Pero hasta hace poco, si encontraba una caries, no había mucho que pudiera hacer.

"No puedo perforar. No puedo extraer dientes", dijo Geiselhofer, cuya clínica móvil se llama Dental at Your Door. "Les recomendaba que vieran a un dentista, pero eso a menudo no era posible debido a los problemas de movilidad. Así que visita tras visita, volvía y había más caries".

Pero ahora Geiselhofer tiene un arma para destruir una caries con unas pocas pinceladas.

El fluoruro de diamina de plata es un líquido que puede aplicado como pintura en los dientes para detener la caries. Rápido, de bajo costo y sin dolor, el tratamiento está cobrando impulso rápidamente en todo el país como el tratamiento para las caries favorito de los pacientes que no pueden obtener fácilmente un empaste, como los muy jóvenes o los muy viejos.

"Ha cambiado la vida de mis pacientes", dijo Geiselhofer, que ha estado usando el tratamiento durante unos 18 meses.

Geiselhofer no ha podido ir a los asilos de ancianos durante la pandemia del COVID-19, pero utiliza el líquido en los adultos mayores que visita en hogares privados. También lo usa para tratar las caries de los pacientes en refugios para desamparados, cárceles y programas de Head Start (ahora usando un equipo de protección mayor, que incluye guantes, una máscara quirúrgica, un tapabocas N95 y una careta).

El medicamento tópico es una opción especialmente buena para las personas mayores, indican los expertos de la industria dental, porque el cuidado dental ha seguido siendo una brecha importante en la cobertura del seguro de salud a pesar de que la mala higiene dental está relacionada con enfermedades cardiacas y otros problemas de salud como la diabetes y la neumonía. Medicare no cubre la mayoría de los cuidados dentales, y los pacientes con un ingreso fijo a menudo no pueden pagar el tratamiento. Pero debido a la eficacia y al bajo costo del fluoruro de diamina de plata, más programas estatales de Medicaid lo cubren ahora; y los adultos mayores que pagan de su bolsillo pueden permitírselo directamente.

El fluoruro de diamina de plata se ha utilizado en otros países durante décadas, y los estudios han demostrado que es seguro. Su mayor desventaja es que deja permanentemente ennegrecida la zona cariada; lo cual es un inconveniente, en particular para las personas con caries en un diente frontal.

Los proveedores de servicios dentales dicen que las manchas negras pueden ser cubiertas con material del color del diente por un costo adicional. Para los adultos mayores, dijo Geiselhofer, una mancha oscura es un pequeño precio a pagar por un tratamiento que detenga las caries rápidamente, sin necesidad de perforar, pinchar con una aguja o ir al dentista.

El fluoruro de diamina de plata fue aprobado por la Food and Drug Administration en 2014 para reducir la sensibilidad dental. Pero su uso fuera de la etiqueta para tratar las caries fue adoptado rápidamente. Llegó a los titulares como un tratamiento sin trauma para las caries en niños menores de cinco años.

Los dentistas pediátricos lo han adoptado como una solución para los niños que no pueden quedarse quietos para el tratamiento y cuyos padres quieren evitar la anestesia general. En 2018, el entonces presidente de la American Academy of Pediatric Dentistry, James Nickman, dijo que, aparte del agua fluorada, el remedio tópico para las caries "podría ser la mayor innovación en la salud dental pediátrica en el último siglo".

Pero hoy en día, con más estadounidenses mayores que conservan sus dientes naturales que en décadas pasadas, el tratamiento también está sirviendo como una bendición para una generación diferente. Debido a las brechas del seguro y al costo prohibitivo de la mayoría de los tratamientos dentales, muchos ancianos no reciben cuidados preventivos para evitar la caries dental, lo que los pone en riesgo de enfermedades dentales que pueden desencadenar graves problemas de salud. Alrededor del 27 por ciento de los estadounidenses de 65 años o más tienen caries sin tratar, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Los residentes en centros de cuidados a largo plazo corren un riesgo especialmente alto, según los estudios. Los medicamentos hacen que sus bocas se sequen, promoviendo la caries. También podrían tener problemas cognitivos que dificultan la práctica de un buen cuidado oral. Y muchos son demasiado frágiles para el tratamiento dental tradicional o están demasiado débiles para ser transportados.

Tomemos como ejemplo a Ron Hanscom, de 87 años. Paciente de Geiselhofer, ha estado en un asilo de Denver desde que tuvo una apoplejía hace seis años y necesita un elevador mecánico para subir y bajar de su silla de ruedas.

En una visita a la residencia de Hanscom a principios de este año, antes de la pandemia, Geiselhofer detectó una cavidad debajo de una de sus coronas. Después de consultar con su dentista, usó un pequeño pincel para aplicarle el trtamiento de plata.

 

"Es bueno que tuviera la plata, porque yo no podía ir al consultorio del dentista; de ninguna manera", dijo Hanscom. "Lo hizo en mi habitación".

En todo el país, los higienistas dentales proveen mucho del cuidado a pacientes como Hanscom que de otra manera nunca verían a un dentista. También ven a pacientes en refugios para desamparados, escuelas, cárceles y clínicas médicas de bajo costo. Desde que se desató la pandemia, dijo Geiselhofer, ha recibido una avalancha de solicitudes de atención domiciliaria de personas mayores que están demasiado nerviosas para ir al consultorio de un dentista, pero las ha rechazado porque está demasiado ocupada atendiendo a poblaciones desatendidas.

Muchos estados permiten que los higienistas trabajen directamente con los pacientes en los centros de salud pública sin la supervisión de un dentista, y Colorado es uno de los pocos que les permite establecer una práctica completamente independiente.

Debido a que el tratamiento con plata es relativamente nuevo en este país y puede dejar una mancha, la legislatura del estado de Colorado aprobó una ley en 2018 que señala que los higienistas deben tener un acuerdo con un dentista supervisor para aplicarlo. La ley también exige que reciban una capacitación especial sobre cómo utilizar el líquido, la cual han completado al menos 700 higienistas de todo el estado.

Otros estados, incluidos Maryland y Virginia, no tienen requisitos especiales para aplicar el tratamiento para las caries pero requieren cierta supervisión por parte de un dentista, explicó Matt Crespin, presidente de la American Dental Hygienists’ Association. En esos lugares, los higienistas lo aplican bajo las mismas reglas que rigen la aplicación de otros productos con flúor.

Los estudios muestran que el fluoruro de diamina de plata detiene la caries en un 60 a 70 por ciento de los casos con una sola aplicación. Una segunda aplicación seis meses después aumenta la efectividad del tratamiento a largo plazo a más del 90 por ciento

Además de matar las bacterias que causan las caries, el tratamiento endurece la estructura del diente, desensibiliza el diente e incluso detiene la formación de nuevas caries. Aplicar el líquido en las superficies radiculares expuestas de los adultos mayores una vez al año es "una forma sencilla, barata y eficaz" de prevenir las caries, concluyó un estudio realizado en 2018.

Uno de los beneficios más importantes de la aplicación en pacientes mayores es que el líquido puede llegar a las caries que se forman bajo trabajos dentales existentes como coronas y puentes, dijo la higienista dental Michelle Vacha, fundadora de Community Dental Health, que opera clínicas en Colorado Springs y Pueblo, Colorado.

Anteriormente, un dentista tenía que quitar la corona, perforar la cavidad y hacer una nueva corona; un procedimiento traumático y que requiere mucho tiempo con un costo típico de mil dólares o más, dijo Vacha. Al no poder pagar el costo, muchos pacientes se hacían extraer el diente.

El líquido para pintar es significativamente más barato que el tratamiento tradicional. Las estimaciones varían, pero un dentista privado puede cobrar de 10 a 75 dólares por una aplicación, en comparación con entre 150 y 200 dólares por un empaste. Los higienistas a menudo tienen honorarios más bajos. En las clínicas comunitarias de Vacha, el costo es de 10 dólares por diente.

Cerca de la mitad de los programas estatales de Medicaid ahora reembolsan el tratamiento, dijo Steve Pardue, oficial científico de Elevate Oral Care que distribuye Advantage Arrest, la principal marca del medicamento tópico usado a nivel nacional. Las tarifas de reembolso oscilan entre cinco y 75 dólares por aplicación.

Más aseguradoras privadas (alrededor del 20 al 30 por ciento de ellas) también han comenzado a cubrirlo, indicó Pardue.

– Este texto fue traducido por Kreativa Inc.

Visit Kaiser Health News at www.khn.org

 

 

Comics

Rubes Hagar the Horrible Mike Lester Red and Rover Chip Bok Little Dog Lost